Tendencias en el aprovechamiento de residuos orgánicos de las empresas

Hasta hace unos pocos años, el tratamiento de los residuos, especialmente los urbanos, de los países de la Unión Europea, era casi exclusivamente el depósito en vertederos. Aunque se trate de un vertido controlado, no es la solución más idónea ya que no se potencia la reutilización y el reciclaje y, además, es muy perjudicial para el medio ambiente porque se desprende a la atmósfera una gran cantidad de CO2 y otros gases provocadores del efecto invernadero. Además, se acumulan cantidades enormes de basura y se generan malos olores, dañando a la fauna y flora y también a las personas.

Afortunadamente, gracias a la nueva legislación y normativa europea en materia de protección del medio ambiente y aprovechamiento de los recursos orgánicos, la situación está evolucionando a marchas forzadas. Poco a poco, se están imponiendo  nuevos sistemas de gestión de residuos, mucho más respetuosos con el medio ambiente y que apuestan de forma muy clara por las sostenibilidad, las energías renovables y la economía circular, para tratar de aprovechar los recursos disponibles en un ciclo sin fin.

Sin embargo, hoy en día existen notables diferencias entre los países más desarrollados de Europa, con Alemania a la cabeza, y los periféricos, entre ellos España. En Alemania, el destino final de los residuos y deshechos se caracteriza por el reciclaje y los tratamientos ecológicos, sin que prácticamente se deposite nada en vertederos. En España, por el contrario, el tratamiento de residuos mediante reciclaje y compostaje es de solo un 30% , bastante por debajo de la media europea del 42%.

 

¿Qué es el residuo orgánico en una empresa?

Los residuos en una empresa son todos aquellos productos o materiales que se desechan, pudiendo encontrarse en estado sólido o semisólido, líquido o gaseoso. Hablamos de residuos orgánicos cuando estos desperdicios son de origen natural, como por ejemplo: restos de comidas tanto de personas como animales, excrementos de origen animal y un largo etcétera. 

La mayoría de residuos orgánicos son susceptibles de transformarse en energía renovable con el tratamiento adecuado. Por ejemplo, es posible la extracción de biogás a través de residuos orgánicos, si se los somete a una digestión anaerobia en tanques herméticos en una planta de biogás. Además, el biogás puede pasar por un proceso de purificación, conocido como upgrading, con el fin de apartar el CO2 y otros elementos y aumentar la cantidad de metano, dando como resultado un biocombustible de gran valor muy parecido al gas natural: el biometano

 

Beneficios de aprovechar el residuo orgánico

El aprovechamiento de los residuos orgánicos es una de las actividades más ventajosas que pueden ejecutarse y sus beneficios se notan en tres esferas diferentes: medio ambiente, para la empresa y a nivel económico.

Ventajas para el medio ambiente

  • Reducción del efecto invernadero por la generación de CO2 y otros gases nocivos.
  • Respeto a la naturaleza, la flora y la fauna.
  • Control de desperdicios y basuras, que pueden contener elementos tóxicos muy perjudiciales para los animales y las personas. 

 

Beneficios para la propia empresa

  • Mejora de la imagen corporativa y de marca, tanto interna como externa, puesto que la empresa es percibida con valores como el cuidado del medio ambiente y de los seres vivos. 
  • Permite cumplir con la normativa europea de gestión de residuos, evitando multas y sanciones.
  • La empresa puede generar energía renovable y combustible a partir de los residuos que ella misma genera, tanto para consumo interno como, incluso, vendiendo el excedente. De esta forma, puede conseguir beneficios económicos directos.

 

Mejora de la macroeconomía

  • Un país que apuesta por la generación de energía a partir de residuos orgánicos abarata sustancialmente el precio de la energía que precisa, que además es renovable, por lo que siempre podrá contar con ella.
  • Se reduce la dependencia de terceros países exportadores de la energía tradicional, como el petróleo o el gas.
  • Facilita la economía circular, aprovechando los recursos y apostando por la reutilización y el reciclaje de los materiales, en contraposición con el consumo irracional que caracteriza a la economía lineal. Se trata de apostar por el ahorro frente al despilfarro.  

 

Puedes ampliar la información en el siguiente enlace: Daños medioambientales de una mala gestión de los residuos orgánicos

 

Tendencias en el compostaje de biorresiduos

Aunque, en teoría, toda materia orgánica es susceptible de convertirse en energía, en la práctica el tratamiento adecuado de los biorresiduos permite la generación de un compostaje de calidad, con un mejor potencial para, una vez tratado adecuadamente, convertirse en energía, biocombustible o digestato (fertilizante) en la suficiente cantidad y potencia para satisfacer las necesidades actuales.

Las tendencias más notables en la implementación del compostaje de biorresiduos se enfocan principalmente en: uso de materiales de soporte, estrategias para la reducción en las pérdidas de nitrógeno, desarrollo de estudios de biodegradabilidad aerobia, análisis y perfeccionamiento de modelos empíricos para predecir condiciones del proceso. 

El desarrollo y, sobre todo, la integración de todas estas investigaciones servirá para, en un futuro próximo, mejorar notablemente la aplicación y las posibilidades del compostaje de biorresiduos.

 

Cómo aprovechar el residuo orgánico para producir biometano en Europa 

Las posibilidades del biometano (biogás depurado y mejorado tras un proceso de upgrading) son impresionantes hoy en día y los países de la Unión Europea, que no se caracterizan por poseer recursos propios de energías tradicionales, tienen una gran oportunidad para autoabastecerse y dejar de depender de terceros países exportadores de petróleo, gas o carbón.

Existen muchos  estudios que demuestran que Europa cumple con todos los requisitos para lograr la energía flexible, de generación propia, renovable y verde que anhela a través de la generación de biometano. Y las ventajas no acaban aquí, ya que  el desarrollo del biometano también potenciará la economía circular y local, la cual, además de favorecer el medioambiente y el desarrollo sostenible, ayudará a crear empleo estable y de calidad 

El número de plantas de biometano en Europa ha aumentado un 51% en los últimos 2 años, pasando de las  483 en 2018 a 729 en 2020. En la actualidad, hasta 18 países europeos producen biometano, aunque la mayor proporción con diferencia de plantas de biogás se encuentra en Alemania, con un total de 232, seguida de Francia (131) y el Reino Unido (80).

Pese al aumento, aún queda mucho por hacer para acabar de dar el empuje definitivo a la producción de biometano a partir de residuos orgánicos, y para ello el apoyo político es esencial. Es necesario facilitar la tecnología y formación humana necesaria para lograr los objetivos de maximizar el despliegue necesario de biometano y garantizar el despegue definitivo del sector. Por fortuna, las nuevas disposiciones europeas ya van por ese camino, ampliando el margen de maniobra de los distintos países para ofrecer ayudas y subvenciones para la puesta en marcha de nuevas plantas de biogás y biometano

En Genia Global Energy desarrollamos todo tipo de proyectos para la valorización energética de residuos orgánicos. Nos adaptamos a tus recursos y volumen de negocio, con la posibilidad de poner en marcha plantas de biogás entre varias empresas o explotaciones para reducir costes y mejorar su rentabilidad. 

normativa-residuos