La transición energética cuenta con el hidrógeno renovable

La transición energética justa e inclusiva es una de las políticas palancas que se han incluido en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado por el Gobierno en octubre de 2020.

Y como componente destacado de esta transición energética se presenta al hidrógeno renovable, un instrumento necesario en el camino de la descarbonización de la economía (Pacto Verde Europeo), en especial en aquellos sectores donde es más difícil la electrificación y donde no hay soluciones eficientes o técnicamente viables.

A raíz este compromiso con el hidrógeno renovable se aprueba la Hoja de Ruta del Hidrógeno, un documento estratégico en el que se identifican los retos y oportunidades para el desarrollo de este gas renovable en España, dejando ver su importante papel para lograr la neutralidad climática en 2050 y estando en línea con la estrategia europea del hidrógeno.

Este apoyo y compromiso por parte del gobierno está estimulando la inversión en hidrógeno y dando impulso a su desarrollo con reducción de costos en la producción, transmisión, distribución, venta minorista y aplicaciones finales de hidrógeno, según dice la firma de análisis y datos GlobalData.

Los sectores donde es más probable el protagonismo del hidrógeno renovable en la transición energética son los del transporte, los edificios y la generación de energía. Se espera que para 2070, la demanda mundial de este gas renovable se multiplique por siete, siendo el transporte, la industria y la energía sus principales usuarios.

España está preparada para optimizar las oportunidades derivadas del desarrollo del hidrógeno renovable. Dispone de recursos eólicos y solares, y una cadena de valor bien posicionada.

Esto sumado a la inversión estimada, tanto del sector privado como el por el apoyo del sector público, serán las bases para conseguir convertir a España en un país líder en esta tecnología de gas renovable.

 

Las posibilidades del hidrógeno renovable

El hidrógeno renovable o verde es el que se obtiene por medio de la electrólisis del agua impulsada por electricidad renovable. El agua se descompone en oxígeno (O2) e hidrógeno (H2) por medio de una corriente eléctrica continua que se conecta mediante electrodos al agua.

Este hidrógeno verde tiene como ventaja su capacidad de ser almacenado a presión en tanques específicos. Algo que facilita el poder ser canalizado cuando se necesite, hacia una pila de combustible, donde se une el hidrógeno con el oxígeno procedente del aire para producir energía eléctrica.

Esto permite una correcta regulación de un sistema eléctrico 100% renovable y aportará mayor flexibilidad y mejoras en la seguridad del suministro.

Aún así, la producción y consumo del hidrógeno verde se encuentra en sus primeros pasos. Se trata de un mercado incipiente, donde por el momento solo se producen y consumen en España alrededor de 500.000 toneladas de este gas, siendo la mayor parte de él obtenido a partir de combustibles fósiles (hidrógeno gris o no renovable), por no ser aún competitiva la opción renovable.

El contexto previsto de reducción del coste de las renovables, el incremento de los precios del CO2 y la necesidad de un almacenamiento de energía estacional propiciarán un cambio en este sentido en los próximos años.

Para ello, también, serán necesarios mecanismos de apoyo y financiación que sirvan para demostrar la viabilidad del hidrógeno verde frente a otras alternativas.

 

Financiación para proyectos de hidrógeno renovable

La Unión Europea ha puesto su interés en el hidrógeno renovable como uno de los elementos clave para la transición energética, al ser considerado una cadena de valor estratégica industrial. 

Es por esto que puede ser partícipe de los Proyectos Importantes de Interés Común Europeo (PIICE).

Los PIICE constituyen un marco de colaboración donde distintas empresas de varios Estados miembros colaboran en la constitución de un gran proyecto de interés europeo, de especial relevancia en las cadenas de valor estratégicas industriales para la Unión Europea.

Las empresas participantes en estos proyectos podrían llegar a ser beneficiarias de ayudas de Estado por parte de cada uno de sus Estados miembros, según su disponibilidad presupuestaria, bajo la Comunicación de la Comisión denominada “Criterios para el análisis de la compatibilidad con el mercado interior de las ayudas para fomentar la realización de proyectos importantes de interés común europeo” (2014/C 188/02).

Para la resolución de los PIICE enfocados en el hidrógeno renovable, se requiere de un “proyecto integrado” que esté basado en componentes individuales de la cadena de valor, complementarios entre sí, primero a nivel nacional y posteriormente a nivel comunitario, por acuerdo entre todos los Estados miembros participantes.

A fin de poder seleccionar el “proyecto integrado”, cada estado miembro es responsable de proporcionar un listado de contactos de aquellos promotores de proyectos que cumplan con los criterios y estén interesados en participar en el PIICE.

Para la identificación de los proyectos en España que puedan participar en el PIICE, se ha utilizado la información remitida como respuesta a dos manifestaciones de interés del hidrógeno:

  • Convocatoria de interés nacional: finalizada el 15 de junio de 2020, que realizó el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo (MINCOTUR) para identificar empresas y proyectos susceptibles de formar parte del mecanismo PIICE.
  • Manifestación de interés: finalizada el 19 de diciembre de 2020, realizada por el Ministerio para la Transición Energética y el Reto Demográfico (MITECO) para conocer los proyectos de hidrógeno renovable previstos en España.

Con esta información, el MINCOTUR y el MITECO han aprobado una resolución conjunta que determina los criterios para la primera preselección de proyectos de hidrógeno renovable que formarán participarán en el PIICE.

Los proyectos deberán contribuir a cumplir los criterios de la Comunicación de la Comisión Europea (2014/C 188/02) relativos al análisis de la compatibilidad con el mercado interior de las ayudas para fomentar la realización de proyectos importantes de interés común europeo y ser compatibles con la con la “Estrategia Europea del Hidrógeno” y con la “Hoja de Ruta del Hidrógeno: Una apuesta por el hidrógeno renovable”.

En este sentido,

  • Los proyectos deben tener un importante carácter innovador.
  • Deben posibilitar el desarrollo de productos o servicios nuevos con elevado contenido de investigación.
  • Deben permitir que en ellos participe, a ser posible, más de un Estado miembro y que sus beneficios no se circunscriban en exclusiva a sus territorios ni se limiten a las empresas o al sector directamente interesado.
  • Deben tener efectos positivos sobre otros niveles de la cadena de valor del hidrógeno renovable.
  • El promotor del proyecto seleccionado debe participar en su cofinanciación.

En la preselección, los proyectos que presenten un mayor nivel de madurez tendrán carácter prioritario. Los proyectos que presenten un desarrollo menor, también contarán, a priori, con la posibilidad de participar en futuras convocatorias de este instrumento.

Esta resolución aprobada no implica la obtención de ayudas, por lo que las empresas promotoras deben garantizar la capacidad de asumir la inversión necesaria para el desarrollo del proyecto.

En Genia Bienergy apostamos por el desarrollo de las energías renovables. Por ello, ofrecemos un servicio integral para la generación de gas renovable que permita el desarrollo de economía circular y la descarbonización de la economía.