¿Cómo ayudar al planeta con la producción de biogás a partir de residuos vegetales?

Las fuentes de energía renovables han cobrado especial importancia durante los últimos años. Conseguir energía a partir materias abundantes parecía un imposible, pero la producción de biogás a partir de residuos vegetales ya es una realidad, y es la forma de dar salida a varios problemas habituales, como el exceso de residuos de los que deshacerse por parte de los agricultores y la falta de fuentes de energía más sostenibles y duraderas.

La producción de biogás a partir de residuos vegetales hace posible una considerable reducción e incluso la eliminación del coste de la electricidad, y puede ser utilizada como una fuente de ingresos alternativa para agricultores.

Además, la producción de biogás a partir de residuos vegetales también es una forma de gestionar esos residuos sobrantes de una manera responsable que requiere menos esfuerzo. Y es que deshacerse de estos residuos vegetales es una de las grandes preocupaciones de los agricultores, que diariamente deben tratar con este exceso de residuos intentando que contamine lo menos posible. Pero gracias a la producción de biogás a partir de residuos vegetales, es posible utilizar toda esa materia que contamina el agua y el aire para producir energía de una manera limpia.

Con esto conseguimos una doble solución a los problemas mencionados: una reducción de la contaminación y una mayor producción de biogás.

 

Descubre 5 cosas que no sabías sobre el biogás 

 

Características de la producción de biogás a partir de residuos vegetales

La producción de biogás a partir de residuos vegetales ha surgido como una nueva forma de obtener energía sin necesidad de recurrir a los combustibles fósiles. Y es que el biogás se origina como resultado de un proceso biológico, orgánico, energético y no fósil, y es por esto por lo que resulta una forma sostenible de obtener energía.

Los residuos vegetales tienen un alto contenido de humedad, de sólidos volátiles y una gran biodegradabilidad, y son precisamente estas características las que hacen de estos residuos una fuente perfecta para la producción de biogás. Para facilitar el proceso de producción de biogás a partir de residuos vegetales, estos residuos son reducidos a un tamaño menor y homogeneizados, y algunas formas para mejorar el proceso, incluyen también tratamientos a altas temperaturas o la fermentación previa de los residuos.

 

Cómo obtener una producción de biogás a partir de residuos vegetales

El biogás se genera por la biodegradación de materia orgánica como resultado de la acción de microorganismos y otros factores. Se trata de una mezcla de gases formada principalmente por metano y dióxido de carbono, y otros gases en menor proporción, aunque esto depende en gran medida del material que se utilice para generarlo y del desarrollo del proceso.

Con las plantas generadoras de gas, el biogás puede utilizarse para generar energía eléctrica, calor o como combustible.

El proceso de producción de biogás a partir de residuos vegetales está formado por varias etapas metabólicas en las que las bacterias anaeróbicas dan lugar a diferentes productos.

En la primera etapa, la materia orgánica sólida es hidrolizada para obtener varios compuestos diferentes. Posteriormente, los componentes orgánicos solubles son degradados por bacterias fermentativas hasta resultar en compuestos simples como ácidos orgánicos o alcoholes.

Tras la fermentación, algunos productos son metabolizados directamente, pero otros deben transformarse en productos más sencillos a través de las bacterias acetogénicas. En la última etapa del proceso de producción de biogás a partir de residuos vegetales, los microorganismos metanogénicos terminan el proceso de digestión formando metano a partir de sustratos monocarbonados. 

 

Beneficios ambientales de la producción de biogás a partir de residuos vegetales

En el sector agrícola, la producción de biogás a partir de residuos vegetales puede suponer grandes beneficios sociales, económicos, ambientales y energéticos.

Utilizar los residuos vegetales para la producción de biogás supone una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, a través de este proceso, los residuos vegetales dan lugar a otros materiales que la sociedad podrá utilizar con fines energéticos.

Por otra parte, la producción de biogás a partir de residuos vegetales también supone una reducción significativa de los costes asociados a la disposición de residuos orgánicos, e incluso es posible conseguir otros subproductos con un valor agregado. Este proceso también ayuda a proteger las aguas subterráneas de la contaminación y a eliminar los olores molestos provocados por estos residuos.

En definitiva, la producción de biogás a partir de residuos vegetales constituye una nueva fuente de energía renovable que puede ayudarnos a conseguir la tan esperada independencia de los combustibles fósiles. Además, se trata de una solución capaz de terminar con varios problemas de una misma forma, utilizando los residuos que inevitablemente se producen cada día para crear energía.

Plantas de biogás

¿Te interesa compartir este contenido?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email