Waste-to-energy en la gestión de los RSU

Waste-to-Energy en la gestión de residuos sólidos urbanos (RSU)

La acumulación de residuos sólidos urbanos (RSU) supone un grave problema en las grandes ciudades, pero también en ciudades con un crecimiento acelerado de países en vías de desarrollo y emergentes.

La acumulación en vertederos y los riesgos de contaminación ambiental y para la salud han despertado una mayor conciencia entre los ciudadanos y los responsables de la toma de decisiones, haciendo que la gestión integral de los residuos sólidos urbanos haya adquirido más relevancia en la gestión política local. 

Entre las propuestas para la mejora de la gestión de los RSU se presentan las tecnologías de aprovechamiento energético o Waste-to-Energy (WtE) como una opción para resolver los problemas de la disposición de los residuos.

El Waste-to-Energy de los RSU aporta beneficios como una reducción en las emisiones de CO2, una menor contaminación ambiental y contribuye a generar energía para el autoconsumo.

Estos beneficios del WtE estarían en línea con los planes de actuación que se fomentan desde los gobiernos para hacer frente al cambio climático y a la dependencia energética y poder cumplir con los objetivos marcados por la Comisión Europea para 2030.

Objetivos como el de reducir un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), lograr un ahorro energético del 30% y alcanzar una participación de las energías renovables cercana al 27%.

El término WtE abarca un amplio rango de tecnologías de diferente escala y complejidad.

La incorporación de estas tecnologías en la gestión de residuos sólidos urbanos hace referencia a plantas a gran escala a nivel municipal y el uso de una u otra tecnología WtE deberá tener en cuenta los distintos flujos de residuos, el contexto y las características propias del ámbito local.

 

Consideraciones para introducir el WtE en la gestión de RSU

La aplicación de las tecnologías WtE en la gestión de los RSU debe valorar algunos aspectos en el momento de plantear su incorporación:

  • El sistema de gestión de residuos sólidos urbanos debe seguir la jerarquía de residuos: reducción, reutilización y reciclado material de residuos. El WtE es una tecnología complementaria para la recuperación de energía a partir de las fracciones de residuos no reciclables. Este aprovechamiento energético, a su vez, está por encima de la disposición final o eliminación del residuo.
  • El WtE debe cumplir con altos estándares de emisiones, asegurando la existencia de mecanismos de monitoreo y ejecución para garantizar su cumplimiento.
  • El aprovechamiento energético de residuos requiere del conocimiento de los volúmenes y características de los residuos: el plan de gestión debe considerar el aumento de volúmenes esperado a medio y largo plazo, los flujos de residuos más importantes, características y opciones de tratamiento.
  • Las plantas de WtE requieren de personal capacitado para su gestión y mantenimiento regular.
  • Para la instalación de una planta WtE es necesario disponer de importantes recursos financieros para asegurar la operatividad y mantenimiento de la planta. Se debe elaborar un plan claro y realista de financiación.

 

Opciones tecnológicas de WtE para los RSU

Las tecnologías de WtE desempeñan diferentes papeles dentro del modelo de economía circular y su empleo en el ámbito de la gestión de RSU responde a diferentes funciones y aplicaciones.

Las cinco tecnologías WtE aplicables a escala municipal son:

  • Incineración de residuos sólidos urbanos (IRSU): consiste en la quema de residuos en un proceso controlado, dentro de instalaciones específicas. El objetivo principal de la IRSU es reducir el volumen y la masa de RSU, y convertirlos en materiales inertes mediante la combustión, sin la necesidad de agregar combustible adicional (combustión autotérmica). Los residuos que se tratan con IRSU son los residuos domésticos mezclados y sin tratar, y algunos tipos de residuos industriales y comerciales.
  • Coprocesamiento: se trata del uso de materiales derivados de residuos para reemplazar recursos minerales naturales y/o combustibles fósiles tradicionales en procesos industriales. El coprocesamiento requiere flujos de residuos relativamente homogéneos con una característica definida para asegurar una combustión controlada. El tipo de residuo apto para el coprocesamiento normalmente hace referencia a una fracción separada de alto poder calorífico del RSU, residuos comerciales o de procesos industriales.
  • Digestión anaerobia para la producción de biogás: consiste en la descomposición de materia orgánica mediante la acción de microorganismos, en ausencia de oxígeno. De este proceso se obtiene biogás y los digestatos. El proceso tiene lugar en un reactor hermético (digestor) donde se favorecen las condiciones adecuadas y el tipo de RSU idóneo es la fracción orgánica de los mismos, adecuadamente separada desde los hogares, mercados y jardines.  También se aplica la codigestión con residuos agrícolas, lodos de plantas depuradoras de aguas residuales o con residuos orgánicos industriales o comerciales. Esto permite incrementar la disponibilidad de sustrato y su viabilidad económica.
  • Captura de gas de relleno sanitario: consiste en la captura del gas metano generado por la degradación de la materia orgánica presente en el relleno sanitario, a fin de reducir sus emisiones a la atmósfera.
  • Pirólisis/gasificación: es la desgasificación de los residuos en condiciones controladas, en presencia de oxígeno.

 

Su objetivo es reducir el volumen y peligrosidad de los residuos, capturar o destruir sustancias potencialmente dañinas y recuperar energía, contenido mineral y/o químico de los residuos en forma de gas de síntesis, combustóleo, carboncillo o coque.

Esta tecnología puede ser una opción para el tratamiento final de flujos de residuos específicos, como suelos contaminados, residuos clínicos o residuos peligrosos industriales/comerciales de un  solo tipo. No se recomienda para residuos urbanos mezclados.

Las tecnologías WTE están en proceso de maduración y su aplicación en la gestión de los RSU será cada vez más eficiente energéticamente y en su contribución a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, la energía obtenida de esta valorización energética de los RSU podrá ser aprovechada para usos residenciales, industriales o de movilidad, favoreciendo el autoabastecimiento energético.

Desde Genia bioenergy podemos contribuir a la incorporación de esta tecnología innovadora en los sistemas de gestión de RSU, mediante el desarrollo de proyectos WTE adaptados para la generación de biogás.

¿Te interesa compartir este contenido?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email